viernes, 19 de junio de 2015

El espacio



La foto no es mía
(es de la Nasa, que yo ese día no llevaba la cámara)

No voy a hablar de "ese" espacio, que es mú gonito y todo eso, pero no.
Es post va de otros espacios.


Esto corría por internet con el siquiente pie de foto:
"Mi cuarto no está desordenado,
es el cuarto de un artista".

Qué morraco tienen los adolescentes.

A mí me gusta más este otro estilo:






Una habitación caótica es reflejo de una mente caótica.
Lógicamente, la foto del dormitorio adolescente me da la razón de una forma aplastante. ¿Qué hay más caótico que una mente adolescente?

Yo ya soy mayorcita, y aunque lo tengo todo "más o menos" bien, me queda trabajo.

Necesito organizar mi espacio físico, mi espacio psicológico y el emocional/espiritual.

Aunque no lo parezca, están tan relacionados que es imperativo mantener uno en orden para que los demás lo estén también.

El espacio físico define tanto mi casa como mi cuerpo.
Orden, paredes limpias, armarios medio vacíos, objetos que me gusten y me hagan sonreír... comidas que me nutran, ejercicio, higiene personal y cosméticos (soy presumida, qué le vamos a hacer...)

Espacio psicológico: sentirme segura y fuerte, saber que estoy en mi lugar en el mundo, hacer las actividades que me hacen crecer y desarrollar aquello que se me da bien (todos tenemos algo que hacemos estupendamente, a parte de comer a dos carrillos).

Espacio emocional: sentirme bien, mirar un objeto que me trae recuerdos agradables de mi niñez, disfrutar las cosas bonitas que me dejaron mis abuelas, comer aquello que me hace despertar los sentidos, compartir momentos con las personas que quiero, notar que la vida es bella y yo también... La parte espiritual puede comprender desde meditar hasta rezar (depende de cada cual), desde buscar la serenidad a experimentar la paz interior. O todo junto.


Cuando estos tres espacios estén equilibrados, aunque coma cosas que engordan, como no lo haré con ansiedad, lo disfrutaré y lo eliminaré de mi cuerpo sin subir de peso.
Entraré en una habitación con cosas en la mano, y en un periquete tendré todo en su sitio de nuevo. Estaré animada y, aunque vengan situaciones desagradables (que la vida tiene de todo), podré aceptarlas con tranquilidad. Y también sabré disfrutar con mucha más profundidad todas las cosas buenas (sí, ya lo he dicho, la vida tiene de todo).

Y de eso se trata: de vivir y hacerlo a gusto.
Y ser feliz.




     

8 comentarios:

  1. Precioso y certerísimo post, querida mía. Hay que estar bien por dentro para que lo de fuera (físico propio y exteriores vinculantes) esté también bien.
    Yo lo noto, no se si es feng shui o qué pero cuando mi casa está limpia y ordenada, como que me apetece más hacer las cosas bien, comer mejor y vivir más alegre. Está todo ahí, hay que saber buscarle el punto.
    Ánimo con eso también, un beso fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, cuando está todo en orden parece que la vida te invita a hacer cosas interesantes. Hasta fregar los platos se convierte en algo agradable.

      Besotes, Fle. Espero que lo estés llevando genial.

      Eliminar
  2. Cómo me gusta leerte.

    Soy todo lo contrario... Llevo la cámara encima, mi habitación es desordenada ( no caótica y sucia)... y eso de que los creativos somos desordenados... bueno, más que desordenados somos mentes dispersas ( siempre voy con una libreta y boligrafo... y la cámara compacta porque la réflex no me cabe en el bolso... ya se andará)

    Al pasar por la imagen del salón me dio hambre... lo que hay en el suelo me pareció un gofre!!
    ( Claro es hora de merendar cuando te estoy escribiendo jajaja)

    Estoy de acuerdo el exterior refleja el estado interior.

    Mil besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un cojíiiiin!!! ja ja ja.
      Que conste en acta: la hora de merendar es sagrada. Ya lo he dicho.

      Yo también me he sentido a menudo "mente dispersa", y de veras te digo que una mesa ordenada o una cocina organizada me provocan ganas de cocinar. ¡A mí! Milagro milagroso.

      Gracias por tus palabras, preciosa.

      Un besote.

      Eliminar
  3. Excelente post!

    Aún a la segunda foto, aun le quitaba yo varias cosas.... jajaja "defecto profesional" xDD

    Besitos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, pillé una foto "bien", aunque yo también cambiaría algo. No lo quitaría, lo pondría en otro lado.

      Es que yo no soy minimalista, soy ordenalista sin llegar a minimal, ja ja ja. Manía de etiquetarlo todo... ja ja ja.

      Besotes.

      Eliminar
  4. Oye, el "gofre" ese que dice Alicia... como que debe costar levantarse de ahí ¿no?.... JUAAA, JUAAAAA, JUAAAAAAA

    Pero qué bruta soy, con lo bonito que me ha parecido lo que has escrito y empiezo el comentario con la chorrada más grande que se me ha ocurrido. Porque la foto del adolescente me da pavor, con lo ordenada que soy yo.

    "todos tenemos algo que hacemos estupendamente, a parte de comer a dos carrillos" cómo me he reído. Es que te pones tan seria y filosófica, y de repente saltas con lo de comer a dos carrillos... jojojojo. Pues sí, todos hacemos varias cosas bien, jeje.

    Petons!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando no me pesaba (tanto) el culo, me levantaba del suelo sin manos, y con más de cuarenta años, eh...
      Lástima que ya no, buaaahhh!!!!

      Me gusta hablar de cosas "trascendentes" y soltar la chorrá padre. No tenemos que tomarnos las cosas demasiado en serio, que la vida es una broma de mal gusto (y al final te mueres).
      No, esto no ha tenido gracia.

      Pero yo me río igual, je je je.


      Petonassos!

      Eliminar

Adelgazar es más fácil en compañía, así que no te cortes y suéltalo...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...