lunes, 9 de febrero de 2015

Confesiones


Antes de ponerme a leer los blogs amigos, antes de nada, he de escribir esto.

He engordado. No un poco, no... un puñao. Nunca en la vida había estado tan gorda como ahora, concretamente como esta mañana. Ni siquiera antes de parir a mi primera hija, embarazo que sumó 30 kilazos a mi cuerpo... ni siquiera entonces.

Estoy por tirar la toalla. Engordar hasta reventar y que me den mucho pol culo. Por tragona.
Pero me da pena hacer eso, porque sé que me pondré triste y mi vida será una mierda. Me dolerá el cuerpo y el alma entera, y cuando quiera echar el freno, tendré diez kilos más encima, y toda esta charla será una idiotez comparado con cómo me sentiré entonces.

Así que no sé qué hacer. Tengo un problema, un problemón. Porque me he dado cuenta de que tengo una especie de adicción a comer. Como y como, y mi mente no sabe distinguir cuándo he dejado de tener hambre. Podría continuar comiendo sin parar, pero me freno (menos mal). A veces llego a encontrarme mal y todo, porque noto que he comido demasiado. Pero la sensación de hambre no ha parado, o no me doy cuenta. Siempre cabe un poco más.

Esta semana he estado tomando dos flanes y un yogur de postre. Que dices "a ver, ya sabes que un postre es uno, ni dos ni tres". Pues mira, yo de tres en tres. Y ayer comí bombones y coca. Y me dolía la tripa, pero como si me fuera la vida en ello, yo a seguir.

Me da vergüenza confesarlo aquí. Y me gustaría POR FAVOR que no venga nadie a decirme que tengo que comerme un solo postre, que eso ya lo sé.

Ya puestos a confesar, he de decir que elegí el nombre Amelia porque significaba cosas. Y pensé que era el mejor nombre para una bloguera que quería adelgazar, como puse en una de mis primeras entradas:


AMELIA
Que es enérgica y activa.
Emprendedora, siempre consigue lo que se propone gracias a su dedicación y perseverancia.
Posee una gran energía física y emocional para actuar.
Entusiasmo contagioso.

El nombre prometía, a que sí.
Pero como mi nombre real no es ése, supongo que la vida me ha escarmentado, yo qué sé.

Ya que he mirado mis primeras entradas, creo que voy a seguir haciéndolo. Después de todo, la teoría la tengo buena. Y empecé el blog para ayudar a adelgazar a alguien que necesitaba mucho apoyo: yo.

Supongo que ahora, con la moral en el sótano, es buen momento para ver qué puedo aprender de mí misma, de esa Amelia que empezó tan animada esta aventura de adelgazar, aventura que se está convirtiendo en un melodrama, más que otra cosa.


Al menos, hoy he hecho las cosas bien. Qué frase más genial, juas. Son las tres y media de la tarde, y aún no la he cagado. Esto es un récord para mí. Hay que joderse.

En fin...


 

10 comentarios:

  1. Primero, no te sientas mal por desahogarte, para eso están los blogs, y para apoyarte estamos nosotras.

    Segundo: Todas nosotras estamos gordas por comer demasiado, ni tiroides ni metabolismo lento ni ostias, hubo un momento en nuestras vidas en que nos abandonamos (por unos motivos o por otros) y acabamos estando gordas, o lo hemos sido siempre. Así de simple. Así que no te sientas mal, porque todas estamos igual.

    Ahora bien, igual que nos abandonamos, está en nuestras manos PARAR. Y no nos engañemos, es dificil, es una putada, y toda nuestra vida vamos a mirar con envidia a esas mujeres que comen como cerdas y no engordan... Pero a nosotras nos ha tocado controlarnos...

    Tercero: Mucho ánimo! Poco a poco, como dices, hoy lo estás haciendo bien, y eso es lo que importa!! Paso a paso!! :)

    Cuarto: Si ves que no puedes parar de comer quizás deberías hablar con un psicólogo, muchas veces nuestros problemas con la comida no son más que reflejo de otros problemas...

    Quinto: Espero que no me mandes a la mierda XDDD Vaya parrafada que te he soltado

    Besos!! Y mucho ánimo!!!!

    ResponderEliminar
  2. Joé Amelia, casi me has hecho llorar. No me estés tan triste, mañana será otro día y verás las cosas de otro color.

    ¿Te gusta cantar? A mí mucho. Pues bien, me puse una radio en la cocina y pongo mi emisora favorita, Rock FM. En mi caso tiene que ser la radio porque no sé qué canción vendrá a continuación y cuando ponen Queen, Bob Dylan, los Stones, quien sea, me pongo a cantar y no me acuerdo de picar, jajaja. Me va muy bien. Antes picaba mucho mientras cocinaba, ahora no.

    También intento tener alguna cosa que ocupe mucho mi atención, un libro, una lista interminable de cosas por hacer (esto es un rollazo, pasa palabra), ahora estoy haciendo un puzzle que me regaló un alumno. Lo malo es que con el puzzle se me olvida hacer la comida y ahora ya no vivo sola...

    No sé, me parece que lo que necesitas es hacer una de las cosas que más te gusten y concentrarte mucho en ello, disfrutar. Cuidarte un poquito más. Cuando empieces a sentirte mejor, sigue disfrutando y un día, tarde o temprano, te darás cuenta de que ya no picas después de cenar, o de que solo necesitas dos postres.

    Lo de comer de manera consciente tampoco estaría mal, yo aún no lo he conseguido, pero me dijeron que cuando vuelva a encontrar el verdadero gusto de las comidas, a disfrutar plenamente comiendo, ya no engulliré nunca más. Porque a veces me parezco a los patos que engullen hasta que el hígado se les hace enorme para hacer patés. Vaya imagen más horrible, pero es así.

    Nuestro profe de taichí siempre decía: "cuando tengas un problema practica", se refería al taichí. No le hago ni puto caso pero seguro que me irían mejor las cosas si lo hiciera.

    Una abraçada molt gran i un gran oooooooooooommmmmmmmmm

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La frase del profe de taichí era "cuando tengas un problema, practica", se me había olvidado la coma y no se entendía. El hombre se refería a practicar taichí, como entras en un estado de meditación, calmas la mente y ves las cosas con más claridad. Me parece que voy a tener que hacerle caso. Practica, practica, practicaaaaaaaa
      Petons!

      Eliminar
  3. Te sigo desde hace tiempo, con otro blog que tenía (mientras lo escribí perdí 14 kilos). Ahora tengo un instagram: ela.aktiv. Pues me ha pasado ahora como a ti. Cuando bajé los 14 kilos empecé con 82. Antes de ayer me pesé y pesaba 84. Desde que estoy en Austria no hago más que engordar y engordar. Que mi pareja sea un glotón como yo tampoco ayuda. Tengo hipotiroidismo pero tampoco es excusa porque me están tratando desde diciembre (mañana por la mañana me sacan sangre para adaptar la dosis de pastilla que tengo que tomar). Tu estas desanimada, yo estoy desanimada y a disgusto tanto que hasta ir al trabajo me cuesta porque me siento incómoda con mi ropa que cada vez me está más pequeña… pero seguimos Amelia. No nos rendimos. Somos concientes que comemos demasiado, es por nuestra salud mental y corporal que no vamos a tirar la toalla y nos vamos a querer y cuidar. He creado una cuenta de instagram para ver si así me obligo a actualizar y hacer ejercicio para poder actualizar (ya ves que chorrada)y poner fotos de comidas que hago bien. Por cada comida que hago bien hago 5 mal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Corrijo, mi ropa no me está más pequenia. Soy yo la que está más grande.

      Eliminar
  4. Chicas, qué grandes sois (y no me refiero al físico). Ayer me fastidió mucho pesar tantísimo, me sentí mal y pasé tres pueblos de disimular mi malestar.
    Gracias por estar ahí, no sabéis lo mucho que significa para mí saber que no estoy sola en esto.


    EVIE, me encanta poder desahogarme. Estoy harta de intentar ser la mujer perfecta. A veces, cuando escribo en los blogs, muestro la parte más bonita de mí, pero la otra, la oscura, la de los bajones, la dejo para mí sola. Pienso que no tengo derecho a fastidiar a las demás con mis historias. Soy idiota, ya lo ves.
    Es verdad: todas estamos igual. Todas buscamos apoyo para hacer algo que depende de nosotras mismas, pero ese apoyo es muy motivador. Creo que si no fuera por vosotras, pesaría quince kilos más.
    Lo de pedir ayuda lo estoy rumiando.
    Y lo de mandarte a la mierda... ja ja ja, si fuera de chocolate aún, ja ja ja, pero no. Qué va. Me encantan las parrafadas que me soltais. No me gustan los monosílabos, me gustan las conversaciones.
    Un besazo y muchas gracias.


    PILI, ayer cambié mi Catràdio matutina por una de música cañera. La verdad es que cambia el estado de ánimo en cuestión de segundos. Esos que nombras son de "mi época", ja ja ja, aunque son de la edad de mi madre.
    No paso palabra con la lista de cosas, lo que he de hacer es no agobiarme y hacer una detrás de otra. Pero las listas son un pilar (uix) para mantener la vida en orden.
    Comer de manera consciente es la asignatura pendiente.
    Ayer me hice con un libro de zen. El taichí me gusta también. Después de todo, es un arte marcial, aunque no lo parezca. He de practicar, lo que sea, pero practicar.
    Un petó i moltíssimes gràcies per les teves paraules.


    ELA AKTIV: gracias por seguirme, a veces creo que no me leen más que cuatro amigas, y luego aparece alguna persona como tú y me alegra la cara. Yo no tengo instagram, pero me gustaría que aparecieras por aquí para contarme qué tal lo llevas. Espero que lo consigamos. El apoyo del grupo es genial. No todas adelgazamos, eso es verdad, pero todas nos sentimos muy acompañadas.
    Un besazo y bienvenida.

    Gracias a todas, de verdad.

    ResponderEliminar
  5. Eres mi voz.

    Llevo una semana dandome atracones por la noche. Con un sentimiento triste, malhumorada y boicoteandome.

    Te sigo desde hace tiempo, antes con un blog ( Pim Pam kilos vienen, kilos van) y ahora con el que tengo. Fuistes mi apoyo en aquella época y ahora, que estoy en otra, te vuelvo a seguir ;-)

    Los bajones cuando se comparten, ayudan a recuperarse antes.
    Estamos para las buenas y para las malas.

    Petons!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde que "volviste" he pensado que eras la Alicia que se fotografiaba con pasteles (casualidad), en fotos "de antes y después". Y perdiste un puñao de kilos. ¿Eres esa misma? es que si miro el blog, tengo acceso denegado. Ohhhh!!!

      Cada vez que te apetezca darte un atracón imagina que estoy contigo y te digo "puedes comer lo que quieras, pero primero ponlo en un plato, siéntate a la mesa y respira hondo". Por probar... al menos lo harás un poquito más consciente, y eso siempre va bien.

      Un besote, guapa. Petons i abraçades.

      Eliminar
    2. Sí soy yo :-D

      El blog está cerrado, el que tengo ahora es mas chulo jajaja

      Mil besos

      Eliminar
  6. Estaba leyendo tu última entrada y algo me sugirió buscar tus entradas previas. Yo creo que sabes lo que se debe hacer pero como nos pasa a todasno es nada facil ponerlo en práctica. Cuando empecé con las dietas pesaba 75y creía que estaba enorme. baje y subí hasta llegar a casi 85 ... 84.3 para ser exacta. He vuelto a bajar con ejercicio y poniendo atención alo que como. No te diré lo que a mí me funciona porque somos distintas pero lo que puedo decirte es que no pierdas las ganas que realmente se puede. Un beso

    ResponderEliminar

Adelgazar es más fácil en compañía, así que no te cortes y suéltalo...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...