miércoles, 28 de enero de 2015

Qué pena...



En el instituto donde trabajo hay una alumna preciosa, cuyas fotos de principios de la ESO muestran a una muchacha bonita y sonriente.

Han pasado unos dos o tres años, y la chica ha adelgazado una barbaridad. Tiene la piel blancuzca, los ojos parecen más grandes, la nariz mucho más afilada... y ni sonríe tanto ni se la ve tan feliz como antes.

La puta anorexia se ha cebado en ella.
Ayer la ingresaron en el hospital.

Ojalá-ojalá-ojalá pueda conseguirlo.
Ojalá pueda engordar y ver lo guapísima que es.



7 comentarios:

  1. Que pena, se me han puesto los pelos de punta cuando lo he leido, con lo importante que es quererse a una misma.

    Yo recuerdo que en época de instituto mis compañeros se metían mucho con una chica un verano adelgazo muchísimo y seguían metiendose con ella, era buena estudiante podría haber hecho cualquier carrera universitaria y no pudo la ingresaron en un centro para curar su problema de anorexia y bulimia.

    Es un pena no puedo decir nada más...

    ResponderEliminar
  2. Uf Amelia qué duro, tanto vivirlo como verlo desde fuera. Yo de adolescente también pasé por muy malos momentos con la alimentación y mi cuerpo...y es tan complicado...aunque en el instituto no tuve la suerte de que algún profesor se preocupara por mi. Eres una profesional admirable y como persona ni te digo...Espero que esa niña sepa encontrar la belleza que hay en ella y salga adelante. Un abrazo y muchos ánimos.

    ResponderEliminar
  3. En realidad, yo no tengo mérito ninguno aquí. A veces nos damos cuenta de cosas que los padres no han visto, pero en este caso la madre estaba super asustada y alerta. Llevaba tiempo esperando que la avisaran del hospital para hacer el ingreso. Nos llamó la mujer aliviada de saber que ya empezaba a moverse el tema de su hija.

    A veces vemos unas cosas tan tristes... menos mal que la chica ya está en buenas manos.

    Por los blogs hay muchas de estas niñas (y no tan niñas). Creen que las atacamos cuando no nos gusta su manera de alimentarse. Se ponen a la defensiva y hacen tonterías, cuando la mayoría son muy inteligentes y podrían lograr lo que se propusieran en la vida.
    Y acaban gastando su energía en enfermar, en vez de tener un proyecto de futuro.

    En fin, es una enfermedad terrible, y lo peor es que las víctimas no saben que lo son. Eso es lo peor. El primer paso para solucionar un problema es saber que se tiene un problema.

    Una pena.

    ResponderEliminar


  4. "Y acaban gastando su energía en enfermar, en vez de tener un proyecto de futuro."... es realmente ésto, cuanta razón Amelia.

    Quien más te quieres, TU, te destruyes.


    No hace mucho, rocé una anorexia nerviosa. Afortunadamente al ser mayor, sabía que algo no iba bien y busqué ayuda.
    Cuando superé mi problema, que era más grande del que yo imaginaba, comecé a comer de nuevo con la ayuda de una nutricionista....Curioso, ahora necesito una para bajar de peso ;)
    Para eso están los profesionales de la alimentación y salud mental, para ayudar.
    Pero el principio de la cuestión es el mismo: Quererse!!
    Algún día, que me sienta fuerte, contaré mi historia.


    Ojalá vuelva pronto a clases vencedora de la batalla por la vida.


    Besos

    Alicia


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque seamos mayores, reconozco que sería muy fácil caer en una anorexia. Lo complicado es empezar a dejar de comer, pero una vez conseguido, seguir es como un tobogán de bajada en el que cuesta mucho pararse y mucho más regresar hacia atrás. Da miedo, porque hay blogs muy salvajes, pero otros blogs no son tan exagerados y acaba una pensando que tal vez sería buena idea probar noséqué... y no, no puede ser.
      La comida es algo serio.

      La niña estaba tranquila, vino a clase y se despidió de sus compañeros, así que creo que la actitud es la correcta. Creo que lo conseguirá.

      Un beso, Alicia. Me alegro de que pidieras ayuda y de que tu mente no se dejara pillar.

      Eliminar
    2. Es muy fácil Amelia, más de lo que imaginas.

      Una baja autoestima, miedos, desconfianza, querer romper con una situación y no saber...
      Cualquier cosa que desequilibre tu zona de confort puede llevarte a un desorden alimenticio, no tiene que ser querer estar delgada haciendo dieta.

      Un beso

      Eliminar
  5. ay qué pena de niña! Yo también he visto un caso cercano a mi en una chavala y los padres lo pasan muy mal. Yo no entiendo cómo se puede acabar así, quizás porque a mí me gusta mucho comer y no concibo vivir sin a penas comer. Por supuesto que hasta el más fuerte puede caer, no hay duda, en esta sociedad en la que tener un kilo de más significa que eres una gorda que no te cuidas. En fin, espero que luche por salir adelante y aprenda a disfrutar de la vida queriendose tal y como es

    ResponderEliminar

Adelgazar es más fácil en compañía, así que no te cortes y suéltalo...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...