sábado, 26 de abril de 2014

Analiza que te analizarás




Un poquito de balance.
Vamos a ver qué hago bien y qué hago mal:

BIEN

1- Desayuno a diario dos ciruelas y un vaso de agua, cosa que me ayuda a funcionar como un reloj suizo.

2 - He empezado a tomar infusiones y tés  (1 ó 2 al día) , que me gustaba la idea, pero no el sabor...

3 - Estoy tranquila y contenta, sin estrés ni agobios. Eso ayuda a no pegarse atracones.

4 - Como frutas y verduras, crudas y/o cocinadas, varias veces al día.

5 - Tomo yogures desnatados a los que añado salvado de avena (más reloj suizo).

6 - Como cinco veces al día, poquito (bueno, a veces no tan poquito).

7 - Salgo a caminar una hora al día, a paso ligero
(gracias, Trasto :-).

8 - Bebo dos litros de agua, menos los fines de semana, que no sé qué pasa que sólo llego a uno.

9 - Duermo más que antes (entre 6 y 8 horas al día), a veces con una siestecita y todo.

10 - No como fritangas, ni pizzas, ni comida precocinada, ni salsas de toma pan y moja... nada.


MAL

1 - Como mucho. Pero mucho.

2 - Me trinco galletas o lo que encuentre, sobre todo cuando llego a casa por la tarde, que me pilla un
jamacuco de hambre atroz que lo flipas en colores...

3 - Lo del ejercicio lo llevo fatal. Toda la vida de dios haciendo deporte a base de bien, y ahora va y me entra el perezón. Osú. Caminar o trotar dos minutos no es ejercicio.

4 - Las pipas de girasol. Que no hace falta dejarlas, pero con un puñadito pe-que-ñññoooo tendría suficiente.

5 - Los fines de semana tomo cava o cerveza, y eso engorda cosa mala.



El doble de cosas bien que de cosas mal.
Joder, menos mal que hago esas diez bien, que si nossss... a saber cómo estaría ya a estas alturas.
A mi edad cada vez cuesta más perder peso o volumen (no me voy a poner tiquismiquis, con perder volumen ya está bien).

Lo importante es que estoy contenta, que me gusta mi cuerpo y que está sano, que es de lo que se trata.

Me gustaría hacer más ejercicio, y eso me lo tengo que proponer "en serio". Sé positivamente que cuando me pongo, acabo enganchada al deporte con unas ganas tan grandes que acabo levantándome a las seis de la mañana sólo para mover el esqueleto (el esqueleto y el resto que no es esqueleto, ja ja ja).

A ver si ahora que ya hace buen tiempo...


 
EDITADO:

Esta semana que acaba he intentado arreglar la lista de las cosas que hago mal:

Comer mucho. Si bebo un vaso de agua un rato antes de comer, SÉ que luego como menos.

Lo de las galletas... esta semana he conseguido no comer ni una.

Ejercicio: estoy empezando con los ejercicios para obesos de Elena Malova, sí, los de obesos. Cuando los haga sin morirme, podré pasar a principiante. Esta semana he hecho tres días, pero a partir de mañana serán cinco por semana.

Las pipas: ni una en tooooda la semana.
Si es que soy una campeona, jo.

Lo del cava y la cerveza... eso sí que lo he continuado haciendo.
Una no es de piedra, je je je.


Y mañana me peso. A ver lo qué.





4 comentarios:

  1. jeje... escribir las cosas muchas veces hace que veamos con claridad, yo lo veo claro, tienes que eliminar las cosas que haces mal, jeje! yo tambien tengo que hacer algo, que me estoy relajando demasiado...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te iba a contestar aquí, pero como se ha alargado tanto, he editado la entrada. Esta semana lo he hecho un poco mejor que la anterior.

      Escribir es un truco bueno, tienes razón.

      Besotes.

      Eliminar
  2. Yo para lo de comer mucho además del agua, lo que hacía era comer despaaaaacio. Al final me aburría y se me iba el hambre antes de acabarme el plato. Ahora me hago platos más peques con lo que, como menos. :)
    Y para lo de las galletas... el truco es no tenerlas... el otro día me zampé un bote de pepinillos en vinagre porque tenía ansiedad y no tenía galletas... menos mal! juas!

    Y luego, otra de las cosas que he aprendido es a saber vivir con hambre. Identificar la sensación y decir: Pos fale, pos tengo hambre pero no me sale del temita comer ná, no vas a poder conmigo! Y muchas veces, sirve. Y si bebes agua cuando tienes esa sensación, al final te das cuenta que no era hambre real.

    Y ya. Que mucho ánimo. Yo la cerveza no la he dejao (ni voy a dejarla), aunque intento limitar el consumo... ais, cuanto sufrimos, coña! :P

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que esto es un sinvivir, joder.

      La cerveza es buena para recuperar minerales después del deporte, déjate estar de Aquarius ni leches. Una noticia güena, qué menos que decirla.

      besos

      Eliminar

Adelgazar es más fácil en compañía, así que no te cortes y suéltalo...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...