jueves, 28 de noviembre de 2013

Cosas raras que me pasan


Tengo una báscula como ésta, pero sin el plato. 
Así no da pereza pesar las cosas.
La abres, pesas, la cierras y ya está. 
No hay que guardar nada, ni ocupa espacio.


A ver.
Que se supone que estoy haciendo dieta, o un método de adelgazamiento, o régimen, o llámalo H.

No tengo un supermegamóvil con apaños para controlar las cosas, así que voy comiendo más o menos lo que creo que me toca, pensando que por la noche ya miraré los puntos, escribiré el menú y me machacaré por haberme pasado comiendo.
Porque me da la sensación de que  me he pasado.

Y luego voy y calculo, y resulta que todavía no he consumido los puntos mínimos del día.
Esta sí que es buena.
Lo voy pesando casi todo para controlar, pero lo que como pesa menos que las raciones que ponen en el programa.

Una rebanada de pan de 50 gramos son 3 puntos.
Una copa de vino de 120 ml, 3 puntos.
Una ración de panga (pescado blanco) de 140g, 3 puntos.

Hoy he pesado el pan, y mi rebanada pesaba 35 gramos: 2puntos.
La copita de vino, 50 ml: 1 punto.
El panga entero pesa 75 gramos, es 1 punto.
Si como panga hasta saciarme, pese lo que pese, 5 puntos.


 Caray, creo que me tengo que relajar.  Lo estoy haciendo bien, y al final me voy a acostumbrar a esta manera de funcionar.

Eso sí: mañana viernes tengo cena con amigos ¡de tapeo!
Y el domingo, mi madre cumple 70 años, así que hay fiesta gorda en su casa.

Otra vez temiendo la subida a la báscula del lunes...
Ainssss...

10 comentarios:

  1. Te veo en el bar con la báscula jajaja. Con esto del tapeo y las fiestas, recuerdo siempre a Raquel Welch (qué vieja soy) a la que preguntaban que como podía tener ese cuerpo con la cantidad de fiestas a las que iba. Ella contestó que ni comía ni bebía en las fiestas. Tomaba un canapé y le daba un mordisquito y lo mantenía en la mano con la servilleta para que no le ofrecieran más y, como lo sujetaba con una mano y con la otra la servilleta debajo del canapé pues tampoco le ofrecían bebida. Al cabo de un rato en la fiesta tomaba agua con el pretexto del calor. Al llegar los brindis con el champang tomaba la copa y se la llevaba a los labios, pero no bebía, sólo se los mojaba por educación.
    En fin, cuánto sacrificio.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  2. Anda ya. A mí me invitan a una fiesta de esas y si no me como al camarero será porque el tío no lo vale.
    Hombre.

    Pero sí, hay que moderarse (joder, qué estrés).

    Y otro estrés: no me digas que eres vieja, porque aquí el título de vieja me lo llevo yo, que soy la más mayor de todas las blogueras del grupito de adelgace.
    47 tacos tengo, ahí es ná...

    ResponderEliminar
  3. jjaja... Raquel Welch, lo hacía bien... imaginaos a la cantidad de fiestas que debió ser invitada a lo largo de su vida... si comiera en todas siempre, estaría como una vaca...!

    Otra cosa es como nosotras, que tenemos un numero de fiestas bastante inferior a las de la actriz.. y claro, nosotros ccogemos esas fiestas con mas ganas... muy de vez en cuando no pasa ná.. pero dos o tres veces a la semana... si que pasa, y mucho!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Estaría como una vaca", pues si lo piensas bien, las vacas solamente comen ensalada, pobretas... si es que este mundo no es justo, ya te digo.

      A mí lo que me mata de las fiestas son los aperitivos y el cava. Jo, ahí me pierdo, ja ja ja.

      Eliminar
  4. Asi q no nos comemos al camarero pq no vale la pena jajajja q gracia me hizo,pues vamos a tener q hacer como la raquel jajajaj y bueno mayor mayor hay varias q ahi andamos jajajjaja bicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo cierto es que "ser vieja" hoy en día es un concepto distinto del que era cuando yo era pequeña.
      Entonces, una señora de 50 años se vestía de negro y era una anciana desde ya.
      Ahora una anciana es una mujer de más de 75 que no tiene buena salud. Si tiene una salud decente, se queda en "mayor" hasta que le da un arrechucho y deja de funcionar bien, que es cuando se convierte en anciana.


      Según qué camarero... je, encima eso no engorda, ja ja ja.

      Eliminar
  5. Yo por eso me peso los miercoles porque si me paso el finde, tengo dos dias para intentar subsanar el error y no darme tanto susto el miercoles, jejeje

    Me mola la bacula, cuando se me rompa la mia.. ya se que modelo pillar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy cómoda la báscula. Tiene botón de tara (para pesar las comidas sin contar el recipiente), y como no hay que trastear con ella, pues no te da pereza pesar cosas. Tá bien.

      Yo lo que hago para no pasarme (tanto) el finde es pesarme el sábado o el domingo por la mañana, y luego el lunes hago balance.

      Eliminar
  6. Últimamente a ti y a mí nos pasa lo mismo: nos portamos unos días bien y luego la cagamos o viceversa, lo justo para irnos manteniendo siempre en el mismo peso. Bueno, al menos no vamos en subida vertiginosa...seguimos, guapa. Tú no dejes de disfrutar que eso si que da vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, hay que disfrutar. Si es que la vida es una carrera sin tregua, y al final te mueres. Por el camino tenemos que sacarle algo de jugo, de lo contrario menudo timo... y a ver dónde vas a reclamar...

      Voy a ver qué has escrito, que este finde no he aparecido por aquí (tragando de fiesta, ainsss).

      Eliminar

Adelgazar es más fácil en compañía, así que no te cortes y suéltalo...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...