sábado, 19 de enero de 2013

Pisando fuerte





Hace unos días que está haciendo un frío que pela. Y ¿qué hay que hacer en estos casos? Pues taparse, ya lo dice el dicho: "ande yo caliente..." y de eso se trata: de andar, pero cuidando esos dos tesoros que nos soportan todo el día: los pies.

Paseaba el otro día y mis pies me condujeron a una tienda de calcetines. Ya que estaba, pensé en mimarme un poco: compré unos para cada día de la semana.


Cada mañana me he lavado los pies como si fuera un ritual, los he secado bien y perfumado con agua de rosas, y después… me he calzado unos calcetines nuevos.


Estrené el lunes unos tan mullidos que ni siquiera yo podía oír mis pasos, y otros finísimos, de red, para mis zapatos de tacón que llevé el martes al trabajo.
Unos largos por la rodilla los metí en mis botas militares el miércoles.
El jueves me puse unos estampados, divertidos, que asomaban por encima de los botines tobilleros.
Ayer viernes usé unos pantys verde oscuro, a juego con el jersey, con falda corta y botas altas.
Para hoy he reservado unos de angora, color crema, que me recuerdan el placer de las cosas cotidianas.
Y mañana las medias con liguero, que voy de fiesta.


El hecho de ponérmelos ceremoniosamente me ha hecho disfrutar cada segundo y considero que deberíamos meditar sobre los placeres sencillos, ésos que a veces pasamos por alto con las prisas de la vida.


Os recomiendo que probéis una experiencia tan fenomenal. Es algo que no supone ningún despilfarro, y una forma muy agradable de mimar nuestros pies, esos pobres que nos llevan a todas partes sin chistar y que, en definitiva, forman parte de nosotros. Nos merecemos un caprichillo.

“Porque yo lo valgo.”

Y tú también  ;-)))





6 comentarios:

  1. Hola Amelia,
    qué razón tienes!!! Mañana domingo me voy a dar mimitos, porque yo lo valgo jajaja
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dí que sí... con el frío que hace en esas latitudes tuyas...

      Un beso y que te aprovechen los mimitos
      :-)))

      Eliminar
  2. Bueeeno, bueeeeeno, bueno!! así que medias con liguero no? ya está bien eh!! que no somos de piedra ; P

    Yo usaba calcetines como esos de tu foto de meter los deditos cuando iba a esquiar, te sientes un poco raro al principio pero luego te acostumbras jeje.

    Hasta luego "pecadora" ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ehhh, no quiero esperar a estar delgada para sentirme sexy. Hay que cuidarse y guapearse durante la espera, que puede ser larga, ja ja ja.

      ¿Ya no vas a esquiar?

      Por cierto, tu post sobre el engaño me ha inspirado, a ver si mañana lo publico.

      Besos.

      Eliminar
  3. Yo nunca pienso en mis pies y así están los pobres: con una uña negra y una uña menos por el senderismo, con callos a los lados por no mimarlos como tú...tienes razón, hay que pensar en estas cosas...

    ResponderEliminar
  4. Creo que podrías imprimirte una de aquellas tablas de propósitos que puse a principios de año.

    Yo empecé a ponerme crema en los pies apuntándolo, porque si no, no me acordaba hasta que ya estaba acostada.

    Lo mismo con el ejercicio. Se te hace cuesta arriba porque (supongo) te imaginas haciendo el gran esfuerzo de ponerte a entrenar una horaca entera en algo que no te gusta.
    Yo empezaría por hacer cualquier ejercicio que no te resulte demasiado desagradable, durante 7 o 10 minutos. Cuando lleves un par de semanas, ya tú sola buscarás algo más largo. En internet hay miles de tablas de menos de 10 minutos.

    Pero bueno, tampoco es cosa de taladrarte, que tú has venido de visita, no a que te sermoneen...
    ¿Un café?? :-)))

    ResponderEliminar

Adelgazar es más fácil en compañía, así que no te cortes y suéltalo...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...