jueves, 1 de noviembre de 2012

Vergüenza y gorda (la vergüenza y yo, ambas)


"Vosotros no la habeis visto comer estos días"


A ver.
El lunes me pesé. No cambié el peso de ahí al lado (la columna chivata) porque me daba corte. Ahora ya lo he hecho, como una campeona.

La culpa la tienen los roscos, la falta de ejercicio (dios, tía, qué te ha pasado???), el amuermamiento, la falta de cumplir con mis hábitos (con lo que cuesta asentar un hábito).
Claro, llegó el lunes y pesaba 82 kilazos.



Ayer estuve lloriqueando en mi blog por el puré (puaj) mientras me tomaba un café con leche con un par de roscos (fueron cuatro). Con no decirlo en público ya no pasa nada... mira qué chula que soy.

Y me da vergüenza confesarlo, y me engaño (mentira) a mí misma, y pienso que los pantalones se me han quedado un poco grandes, así que no estoy tan mal, y me miro en el espejo, y si levanto los brazos, la tripa se mete para dentro y no se nota...

Pero he de abrir los ojos a la realidad, porque:

a) los pantalones se han dado, no es que yo me haya adelgazado, por 10€ qué quería

b) no puedo circular por el mundo-mundial con los brazos levantados, como si me estuvieran atracando constantemente una banda de delincuentes

c) con la vergüenza no voy a adelgazar, al contrario, así que confieso delante de tó-dios que he estado tragando sin decoro ninguno



Hoy mismo me pongo las pilas.
Hemos quedado para comer en un chino, pero aún así he decidido portarme bien.
Y por eso, empiezo a escribir lo que como (otra vez) sin dejarme nada de nada.



Desayuno:
Café con leche desnatada y sacarina,  una tostada con mermelada de cerezas (1cd)

Media mañana:
Otro café con leche y 5 granos de uva

Comida:
Chino (no me he comido a un señor, me refiero al restaurante)
Unos tallarines con gambas
Las "patatas" esas de gamba que ponen de aperitivo
Una cerveza  (lo he rejuntao todo en la foto izquierda)



Un mordisco o dos de pato con setas (he picado MUY POCO del plato de mi marido, solamente por probar el pato. Y no me gusta el pato, solo en el título del blog, pero para comer no)
Un café y chupitos (creo que cuatro, vale, me he pasao)

Merienda:
Un cortado y cuatro o cinco granos de uva

Cena:
Una ensalada: lechuga, zanahoria rallada y aceitunas
Panga a la plancha con ajo y perejil
Un zumo de naranja recién exprimida


Ejercicio: 45 min. de steps
Agua:  2 litros
Estado de ánimo:  bastante bueno, dispuesta a comerme el mundo (es un decir)











14 comentarios:

  1. Bueno, vengo a felicitarte por este arranque de sinceridad. Por habernos dicho todo lo que has comido y por haber confesado tu peso.
    Yo el otro día actualicé mi tabla de peso, pero no el ticker, porque también me daba vergüenza.
    Te veo estancada en los 81-82, así que habrá que buscarte algunas formas de motivación extra. A mi, psicológicamente, me hizo mucho bien bajar de los 80.
    Ánimo!

    ResponderEliminar
  2. Jo, vengo de tu blog, parece que estamos "en directo", ja ja ja.

    Veo que bajo una semana, subo la siguiente, bajo otra vez, vuelvo a subir... y estoy como al principio. Qué cruz, por favor...

    A ver si bajo de una vez de los 80 y no vuelvo a subir más. A ver.

    ResponderEliminar
  3. Sí ya me he dado cuenta, esto es como un chat!!!
    Pero fíjate en lo bien que te fue la primera semana, ¿qué hiciste? ¿Lo tienes escrito?

    ResponderEliminar
  4. Tengo escritas algunas semanas en un bloc de papel, tengo escrito lo que pesaba cada semana desde hace unos diez años, con gráficas y todo el cotarro. Siempre con lo mismo. Y ¿sabes? hace diez años me veía gordísima y pesaba diez kilos menos.

    Pa pegarme dos bofetadas, ja ja ja.

    Lo único que sé es que si escribo TODO lo que como, esa semana adelgazo. Fíjate qué sencillo y qué difícil al mismo tiempo.

    ResponderEliminar
  5. Precisamente hace un rato le puse un comentario a María sobre este tema, el cómo nos vemos y cómo estamos realmente. No sé si conoces su blog, es éste: http://tengounblogquiereseguirme.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  6. Hola Amelia,
    tú misma lo has dicho. Cuando escribes lo que comes adelgazas. Quizá porque inconscientemente te autocontrolas. A mí me ayuda mucho!!!
    En cuanto a la comida de hoy, creo que has pecado con los chupitos, pero el resto lo has hecho muy bien.
    Recuerda para que escribes en el blog y cual es tu objetivo. Come sano y equilibrado y haz ejercicio. Necesitas ser estricta unas semanas hasta que tu metabolismo se acelere y sin darte cuenta estarás por debajo de los 80kilitos. Pero sobre todo quiérete y sé feliz, porque eso con o sin 10 kilos de más es lo importante.
    Ánimos y estoy contigo en este duro camino en común.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que lo más importante es quererse una y ser feliz. Yo soy feliz la mayor parte del tiempo (tampoco soy un Teletubbie), y quererme me quiero bastante. Y me perdono mucho, ja ja ja, eso también.

      A ver si vuelvo a pesar menos de 80, que ya voy teniendo ganas (aunque luego no haga lo que debo, pero me perdono :-p)

      Este camino en común es más agradable que en soledad, es cierto, y tú eres como una guía para todas (sin estresarte, eso tampoco, eh).

      Besos.

      Eliminar
  7. Pero que nos pasa a todas últimamente!!!!!! bueno, hay que ponerse las pilas poco a poco, que encima tenemos un mes antes de que lleguen las malas fechas, que ahí vamos a tener que ser de hierro!!! la verdad es que tu ida al chino fue muy bien compensada en la cena, cenaste muy ligero. Yo te recomiendo si sales a comer algún día fuera el ir a un wok, te hacen comida a la plancha o un wok con lo que tu quieras y la salsa que te apetezca y así no abusamos de los platos chinos que chorrean aceite ( si, chorrean aceite, pero están de vicio!!!!!) y yo que se, metiéndonos ideas negativas de platos que nos gustan lo mismo lo conseguimos jajajajaja. Un beso guapa y no te desanimes, somos unas champions!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los únicos wok que conozco por mi zona son buffet libre. Es como poner a un alcohólico a despachar en una licorería, yo no me veo capaz ni de pasar por la puerta... ja ja ja.

      La comida a la plancha me la como "de segundo", cuando ya me he puesto de todo lo demás.

      Pero sí, somos unas champions, al irme a dormir me sentí muy bien (y eso que el zumo de naranja me dejó hartísima).

      Besos.

      Eliminar
  8. Hola Amelia, ya se que esto no te consolará mucho pero a mi me pasa lo mismo, bajo un kilo y subo dos, bajo dos y subo dos y medio... y así una semana tras otra.
    Evidentemente es porque me salto la dieta constantemente y la semana que no me la salto funciona. Así que me encuentro que después de un mes en el que me había montado "el cuento de la lechera" de perder 4 kilos, resulta que acaba el mes y estoy con el mismo peso que cuando empecé -o incluso un poco más- y lo peor de todo... con la sensación de haber estado a dieta: mentira y gorda también la mía.
    Ánimo, nunca es tarde y si hay que volver a empezar, pues se empieza...

    ResponderEliminar
  9. Pues eso mismo me pasa. Me salto la dieta todo el tiempo, y la solución es tan sencilla como apuntar lo que hago (ejercicio) y lo que como. Aunque sea "por no tenerlo que escribir", hoy he sacado dos roscos para mi marido y yo he ido a por la tostadora y una rebanada de pan. Una victoria pequeña, pero importante, ja ja ja.

    Esa sensación odiosa de estar SIEMPRE a dieta y no conseguir los objetivos... horrendo. Por eso hay que animarse entre todos, porque si no fuera porque hay alguien al otro lado, tal vez sí nos rendiríamos.

    Volveré a empezar tantas veces como sea necesario. Si me rindo, me sentiré fatal, y eso sí que no. Y no.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero no pienses que estás a DIETA, mujer, piensa que estás (estamos) cambiando nuestros viejos y malos hábitos por otros más saludables. Y cambiar hábitos lleva su tiempo.

      Eliminar
  10. Amelia es mejor cambiar el chip y decir que cambias a una alimentación más saludable que hacer una alimentación restrictiva.
    Ánimo porque yo estaba como tu, ahora como poquito por miedo a la alergia.
    Si piensas en la comida, como lo que es y para lo que sirve es menos traumático y estresante. Y si haces una de las comidas del día "mal" intenta siempre mejorarlo con la siguiente, pero no tires el día pensando" bah, como ya la he cagado... que más da que siga comiendo"
    Hay que comer de todo en su justa medida y si sabes que algo te hace mal, comerlo meno sguido
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me tienes muy preocupada, ojalá encuentren pronto una solución a tu problema. Al final adelgazarás "por las malas", y eso tampoco es agradable.

      Un abrazote.

      Eliminar

Adelgazar es más fácil en compañía, así que no te cortes y suéltalo...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...