sábado, 17 de noviembre de 2012

Tengo un amigo nuevo...



... que me va a acompañar a correr, que me va a obligar a salir a diario y que aunque él me perdone si no me apetece, yo no. Así que llueva o nieve, haya niebla o hielo... saldré cada día a caminar (más adelante también a correr).

Mi amigo se llama Trasto, y es este de aquí:




Parece una bolita. Nació el 30 de septiembre, ahora tiene un mes y medio.
Pesa la nada despreciable cifra de 4'7 kilos.
Se va a hacer grande, fijaos las patazas que tiene.
Y viendo a su madre, que es una husky y al padre, un pastor belga, deduzco que además de grande, va a ser bastante resistente al frío.



Las fotos no son de los padres, son de internet para ilustrar la cosa, aunque el papá de la criatura no es puro ni ná (la madre sí), el perrillo es en realidad una remezcla.

Los gatos de casa ya lo han aceptado por el jardín. Con bufidos al principio, pero ya con un poco más de paciencia. Al final serán muy amigos, eso espero.

Os decía en mi última entrada que he tenido una semanita muy densa y ocupada.
Y añado que con propina peluda  :-)))

Toy más contenta...


  

6 comentarios:

  1. OHHHHHHHHHHHHHHW que cosotaaaaaaaa!!!:3 de cachorros son taaaaaaan monos, pero de mayores te los comes igualmente :D

    ResponderEliminar
  2. Qué lindo Amelia!!!! Me encanta, y ahora tan chiquitito es un juguete!!! Disfrútalo, qué crecen enseguida. Espero que ahora que lo tendrás que sacar mínimo dos veces al día te obligues a caminar.
    Qué bien, me alegro unmontón por ti.
    Pásate por mi blog que he estrenado recetario, lo puedes leer en mi última entrada.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  3. que preciosidad!!! yo tambien me cogi una perrita ya hace casi 4 años y es la mejor decision que he tomado...te obliga a salir, de hecho empiezas a hacer cosas que antes no hacia, como en mi caso subir al monte...disfrutalo!!!

    ResponderEliminar
  4. ¡¡qué chulada!! lo bueno es eso, que ya no hay excusa para no salir aunque sea a caminar jajaja

    ResponderEliminar
  5. Desde luego, un bichito de estos cambia la forma de funcionar el día a día... de momento no lo puedo sacar hasta los tres meses, pero por el jardín nos ponemos a trotar arriba y abajo, y me ocupa un montón de tiempo: entretenerlo, darle de comer, LIMPIAR lo que ensucia (a ver si aprende prontito, que esto es una barbaridad)...

    Va a ser bueno. No ha llorado ni una noche, y en la mesa del veterinario se quedó frito ¡y lo estaban vacunando!

    En cuanto salgamos a la calle, va a ser un no parar de hacer ejercicio, ni que sea simplemente caminar. Y ya no me dará tanto reparo salir a correr a los caminos, je je je.

    Creo que ha sido un gran acierto traerlo a casa.

    ResponderEliminar

Adelgazar es más fácil en compañía, así que no te cortes y suéltalo...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...