domingo, 25 de noviembre de 2012

¡Soooo!!! parando el carro

 

Estos días estoy teniendo más estrés del que me gusta. Un poco está bien, por aquello de darle chispa a la vida. Pero yo soy una persona que adora la rutina, que si no hay aventura no pasa nada, vivir ya es una aventura per se (y per me, ja ja ja).

Total: que llevo unos diítas muy ajetreada y no me gusta.

No tengo tiempo de cocinar bien, ni de arreglar mi casita-felís, ni de hacer ejercicio, ni de respirar. Bueno, respirar sí, que si no me pongo de un tono azulado que no me favorece nada. Y una es presumida hasta el final, qué narices.

Me levanto a las seis de la mañana para escribir un ratito, aunque me cunde poco porque acabo metiéndome en los blogs y no me pongo a lo que me tengo que poner.
Las siete es la hora límite para arreglarme y marcharme al trabajo.
¿Debería levantarme a las cinco?

Y cuando llego por la tarde, he de hacer algunas tareas domésticas, preparar la cena y la comida del día siguiente, el bocata, limpiar la cocina con lo que he ensuciado, hacer ejercicio, estar un ratito con el perrito y los gatos, sacar algo de tiempo para mí (esto siempre lo dejo para el final, y así me va) y quiero cenar pronto y sentarme un ratillo con mi marido, para luego irme a la cama temprano y poder leer un poco. De tele ni hablamos...

Toy harta, leches. Quiero estar tranquila, hacer eso que se está poniendo tan de moda:


Uséase: la lentitud en la vida (que manía con ponerlo todo en inglés, como si así fuera a ser más interesante...)

Viviendo en un pueblo con menos de mil habitantes no debería resultarme complicado, digo yo...

De momento, ayer hice una siesta de dos horas y me quedé en la cama un rato más. Con un par.

 
Mis siestas son más cómodas que las de este señor.

Es uno de los consejos que recomiendan en la página slow.
Vale la pena echar un ojo.

Otro consejillo es:

Tómate una infusión con los pies apoyados fuera de la ventana.
No hacerlo mientras conduces.

A ver si no hace mucho frío. Intentaré no hacerlo mientras conduzco  :-p


  

5 comentarios:

  1. Jajajaja!!! vale apoyar los pies en el sofá, ahora hace mucho frio para sacarlos por la ventana... jajaja!!!

    ResponderEliminar
  2. Ay yo he vivido tanto tiempo en slow, que ahora lo que quiero es marcha!!!

    Lo siento.. yo voy con otra corriente jajajaja

    También slow en sexo?? anda, quita, quita!! jajajajaj

    ResponderEliminar
  3. Me gusta la idea de apoyar los pies en la ventana, pero no tanto estar enseñandole el culo a los vecinos de la casa de enfrente jajajaja.
    La verdad es que parece que no hay tiempo para nada y que hay que hacer virguerías para encontrar un huequito para nosotras mismas.

    Besos,
    Belén

    ResponderEliminar
  4. Buena filosofía, pero esto ya estaba inventado. No recordais la época en la que se decía Traaanqui troonco : )

    No se te vaya a ocurrir levantarte a las cinco, que eso tenía que estar prohibido...y a las seis también.

    Un beso grande presiosa : )

    ResponderEliminar

Adelgazar es más fácil en compañía, así que no te cortes y suéltalo...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...