miércoles, 23 de noviembre de 2011

Pienso mejor con la tripa llena

Bizcoflan, está riquísimo. Mea culpa.


Después de comerme un flan para merendar (flan con bizcocho dentro, no te lo pierdas), me he puesto a pensar.

Suelo pensar en estas cosas con el estómago lleno, parece que tengo cierta dificultad para pensar ANTES de zampar alguna cosa. Lástima.

En fin, que he estado pensando.





Es obvio que después de años de "controlar lo que como", lo único que consigo es mantenerme en un peso que considero muy por encima del que quiero (y debo) tener.  No engordo más, pero he de controlar. Si me descontrolo, entonces subo unos kilos.

A mí me gustaría que me pasara como en mi adolescencia, que podía comer de todo cuanto quería y las cantidades que se me antojaban. La comida no era mi obsesión, simplemente era tragona, pero pesaba 53 kilos (tenía 18 años).
Aunque parece que eso no puede ser.

No pretendo volver a pesar 53 kilos ni loca, aunque MIDO LO MISMO QUE ENTONCES.
No.
Sólo aspiro a llegar a 60 y pico. Con 65 estaría contenta. Con 62 tendría unos tres kilos de margen para relajarme un poco en días gastronómicamente duros.


¿Y por qué no me adelgazo?
Pues porque por algún motivo que desconozco, no estoy motivada. No es que me guste con sobrepeso (aunque tampoco me veo tan horrible), pero no es tan importante como para ponerme las pilas.

Pero quiero que lo sea... jo, no sé cómo motivarme.


      

4 comentarios:

  1. Hola Amelia!! la verdad es que a veces la motivacion es dificil de conseguir y mas aun si no te ves demasiado mal....porque tampoco ayuda mucho para que sigas con el mismo impetu que antes. por cierto...el post de tu cuerpo me ha sacado una sonrisa. un beso y espero que encuentres esa fuerza que necesitas....todas llevamos esa fuerza dentro, solo es cuestion de saberla encontrar y sacarla

    ResponderEliminar
  2. Ay, ay, ay, pero podrías llenarla de lechuguita, o no puñetera? chica, si tienes un día de desánimo pues lo tienes, no te fustigues, mañana será otro día...Tú y yo, vamos a la par, de cien en cien gramos, pero vamos, y eso es lo que importa. No me arrepiento nada de hacerlo así, en lugar de algunas maneras tan agresivas y poco saludables, como voy viendo por otros blogs. No pierdas la fuerza definitivamente, esto es lo importante. ¿Quieres una motivación superficial? el vestidito aquel que tanto te gusta. ¿la quieres más profunda? puedes hacerlo porque en tu voluntad está todo el secreto y mira que jode ser marioneta de otros (quien dice otros, dice nuestra propia vaguería, pasotismo o indolencia).Así que...a seguir! no me dejes sola!

    ResponderEliminar
  3. Guapaa sé de lo que hablas, el año pasado me llevé así un montón de meses, quería adelgazar, pero en cuanto adelgazaba 2 kilitos, otra vez pecaba y mandaba la dieta por ahí... y era justo por eso, quería adelgazar pero tampoco lo veía tan urgente... pues bueno no sé que consejo darte, a mi me animó muchísimo ver que la gente de mi alrededor estaban a dieta y se estaban quedando muy delgadas, entonces dije: qué coño, yo también puedo hacerlo.
    Un beso cielote.

    ResponderEliminar
  4. Olaya, he de buscar esa fuerza dentro de mí. Dentro tengo muchas cosas, además de algún michelín, así que voy a tener que rebuscar... ja ja ja.

    Odalisca, tienes razón. La próxima vez que me entre un ataque de atracón debería beberme antes un buen vaso de agua y un poco de lechuga. Y luego... luego seguramente se me habrá pasado el afán.
    A ver si me acuerdo de pillar el agua y la lechuga ANTES que el flan, que ésa es otra... ja ja ja.

    Lichi, voy a tener que buscar a mi alrededor, a ver si me inspiro... ja ja ja.

    Un beso a todas y gracias por estar ahí.

    ResponderEliminar

Adelgazar es más fácil en compañía, así que no te cortes y suéltalo...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...