sábado, 8 de octubre de 2011

La pizza no engorda. El chocolate tampoco.



La pizza no engorda,
engorda el que se la come.


Bueno, a parte de esta broma tonta (je je je), la verdad es que se puede comer pizza sin engordar.

Tenemos la idea equivocada (de verdad, es equivocada) de que hay comidas que engordan y comidas que adelgazan. Y eso no es así exactamente.

Si comemos una pizza con bacon y doble de queso en la cena, probablemente engordaremos.
Pero si tomamos una porción (yo tomo 1/4 de pizza tamaño plato plano) y la acompañamos con una generosa ensalada de lechuga, cebolla y zanahoria rallada (por ejemplo), podemos comerla tranquilamente sin remordimientos posteriores.
Yo me quedo más contenta que todas las cosas y encima controlo mi peso.
Eso sí: la pizza me la como a bocaditos pequeños, saboreando cada bocado un buen rato. 
¡Y lo que sobra al congelador! Así me quito tentaciones de delante de las narices... por si acaso, je je je.




Y el chocolate... pues cuando me apetece mucho hago lo siguiente:
Primero me bebo un vaso de agua hasta arriba. Esto lo hago para llenarme la panza y no avalanzarme sobre el chocolate con la excusa de la ansiedad y bla bla bla.
Después tomo una porción de chocolate (un cuadradito pequeño, sin pasarme), y con los dientes raspo un poquito, tamaño granito de arroz o tamaño lenteja. Ese poquito me lo pongo detrás de los dientes superiores, en la parte delantera del paladar, y dejo que se disuelva lentamente mientras disfruto del delicioso sabor. Repito estos mordisquitos hasta que me termino el cuadradito de chocolate.
Así me puede durar cinco minutos bien buenos.

¡Cinco minutos seguidos comiendo chocolate!  se me quitan todas las ansias chocolateras, porque he caído en la tentación, y sin embargo... no pasa nada grave con la báscula.

Estas cositas las hago cuando me apetecen mucho, que no es cada día.
Pero me parece mejor que la idea de pasarme el rato pensando en pizzas y chocolate sabiendo que no me los voy a poder comer... al final me obsesiono.

Lo prohibido tiene una especie de imán irresistible.
Cuando uno se prohíbe algo es más difícil aguantarse.
Y si cae... acaba zampando sin control.

Y eso sí que engorda...


  


5 comentarios:

  1. puf, en mi caso la pizza es mi perdidicion, no puedo comerme solo un cachito :$ jajaja
    lo del chocolate si que lo hago :) me como un cuadridito bien despacio y como cunde! :)
    besitos!

    ResponderEliminar
  2. ñaaais. el problema de todo esto es que: la pizza invita a cocacola y a comerla por kilos, porque la pizza es asi (y mas cuando tiene la pinta de la de tu foto :(). el chocolate invita a avalanzarte sobre él, es adictivo y delicioso, y yo probablemente podria empezar con los mordisquitos pero al final me comeria los cuadritos de cuatro en cuatro xD

    ResponderEliminar
  3. Chica a dieta, eso me pasa a mí con las bolsas de patatas fritas. Soy incapaz de comerme sólo una, como decía el anuncio "¿a que no puedes comer sólo una?". Pues no, no puedo.
    Pero intento esperar a que los demás hayan tomado de la bolsa, y entonces pillo un puñadito y espero y deseo que se las terminen los otros... ja ja ja.

    Alcachofa, la Coke light no está tan buena, pero cuando te acostumbras, la verdad es que da el pego. Y te quitas el antojo.
    Y créeme, el truco de comer pizza está en la ensalada ;-p

    ResponderEliminar
  4. Menos mal que no soy de pizza XD no me gusta XD así que paso ..

    Con el chocolate es diferente mientras no sea blanco ^^ de todas maneras hay chocolates que tienen solo 80 calorías o un bombom pequeño con chocolate encima tienen 31 calorías , así que sin problema ^^

    Saludos y buen post!

    ResponderEliminar
  5. F Rawr, la pizza es uno de los placeres de la vida. Si no te gusta, una tentación menos. Afortunada tú... je je je.

    ResponderEliminar

Adelgazar es más fácil en compañía, así que no te cortes y suéltalo...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...