jueves, 6 de octubre de 2011

Estar estresao engorda


La verdad es que la relación con la comida debería ser natural, algo normal, no agobiante.
Los animales, en su estado salvaje, no engordan. Sólo tienen sobrepeso las mascotas, qué lástima.

Las personas tragonas tenemos una especie de ansia por devorar todo lo que hay delante de nuestras narices, de ahí que las comidas familiares, las visitas a una pastelería-cafetería, los paseos carrito en ristre por los pasillos del supermercado... sean una tortura.

Me gusta nadar. Pero no estoy todo el día chapoteando.
Me gusta charlar, pero a ratos el silencio es el mejor compañero.
Me gusta comer, y no pararía. No recuerdo sentirme harta, aquello de "no me cabe ni una miguita más", no lo recuerdo.
Pensar todo el día en la comida, vivir alrededor de la cocina o estar pendiente de las horas sólo para poder sentarme (por fin) a la mesa, todo eso es insano. Vaya que sí.

Por eso me gustaría empezar a serenarme un poco. No me gusta hacer régimen para adelgazar. El pollo a la plancha sin nada de aceite está asqueroso, y además se pega a la sartén. La ensalada aliñada sólo con vinagre y sal no me gusta, pierde mucho. Un puñado de palomitas de vez en cuando me apetecen un montón. Me niego a hacer una dieta rígida, me siento atrapada.

Además, pienso que un día me moriré (mira, cosas que hace la gente), y un minuto antes de morir pensaré en lo imbécil que he sido, privándome toda la vida pa ná.
No me quiero privar, pero no me quiero engordar.
Así que hay algo que no funciona.

Lo que no funciona son los hábitos que tengo.
Crear hábitos nuevos, he aquí la cuestión.
Disfrutar del momento, siendo consciente de las cosas que hago.

Estar estresado engorda.
Y estar sereno te hace sentir bien.

*^_^*


  

8 comentarios:

  1. Hola guapa, no hagas dieta, sino cuidate, es decir, no pasa nada porque hagas el pollo con un poco de aceite, con que no lo frias con mucho aceite ya sirve, y lo mismo para la ensalada, yo no he quitado el aceite de mis comidas, solo lo he limitado un poco, y si un dia voy al cine me compro un paquete de palomitas, y no me he muerto, hay que saber que lo de cuidarse es para siempre, y por lo tanto hay que darse caprichos y un poco de manga ancha de vez en cuando.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Exactamente, Rocío, eso quiero decir. Cuidarme, hacer una dieta sana y de vez en cuando (sólo de vez en cuando) un caprichito.

    Lo malo es que eso ya lo hago y no hay forma de bajar la báscula, ja ja ja. Tal vez los caprichitos son más a menudo de lo debido... ainsss, qué cruz.

    ResponderEliminar
  3. Mensaje para Kel:

    No puedo entrar en tu blog misdiasadieta, me dice que sólo admite a lectores invitados.

    O me has desinvitado :-((
    o la página no te funciona bien
    o blogger está como una cabra.

    A ver si puedes arreglarlo, anda.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Mi dieta es eso. Comer lo que se debe comer sin pasarse. pero como de todo.

    ResponderEliminar
  5. Tu post es muy cierto el stress engorda ..

    Y lastima lo de las mascotas porque si también es la realidad ..

    Suerte (:

    ResponderEliminar
  6. Amelia, lo de la dieta sana y de vez en cuando un caprichito es lo que pienso yo pero cuando pierda los kilos que he cogido por hacer dieta solo de caprichos :P

    No comulgo con la idea de pasarme toda la vida a dieta porque mi obsesión sería tal que en mi lecho de muerte le pediré a mis hijos un BiG Mac, y no es plan. Lo que yo por lo menos pretendo hacer, es continuar haciendo dieta y ejercicio a tutiplén y cuando alcance un peso que yo considere sano (y el médico tb xD) estar por ejemplo de lunes a viernes con dieta sana y dejar los caprichos para el fin de semana. Supongo k será una buena forma de mantenerse. Bueno, no lo sé, ya te lo contaré dentro de 15 kilos xDDD

    ResponderEliminar
  7. Completamente de acuerdo: porque comes más deprisa, porque comes más, porque tragas aire, porque estás de mal humor, porque te castigas.
    Yo puedo decir que no soy una persona que esté todo el día pensando en comer, no. De hecho, muchos días incluso se me olvida. Pero sí tengo una relación insana con la comida: no ocupa el lugar que le corresponde. Por ejemplo: si estoy triste, como para llenar ese hueco en el alma; si estoy nerviosa, como para relajar tensiones; si estoy alegre como para celebrarlo. ¿No es el momento de empezar a desligar la emoción de la comida?

    ResponderEliminar
  8. Alcachofa (me alegro de "verte" después de tu última entrada en el blog), yo tampoco quiero estar a dieta, pero es lo que dice Odalisca:
    relacionamos las emociones con la comida.

    Sí, Odalisca, es momento de desligar la comida de las emociones. La pregunta del millón es ¿cómo?

    ResponderEliminar

Adelgazar es más fácil en compañía, así que no te cortes y suéltalo...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...