viernes, 17 de septiembre de 2010

Hacer otras cosas


Yo diría que vivo a dieta desde que me quedé embarazada.
Aquellos nueve meses engordé treinta kilos.
Treinta.
Casi nos morimos el bebé y yo.

Bueno, es que yo era muy jovencita, y estaba acostumbrada a comer mucho, como ya conté aquí.
Lo que ocurrió es que seguí con el chip de comer igual, y no podía ser.
Mi peso habitual era de 55 kilos. En el embarazo me planté con 85, de los cuales me quedaron 15 cuando tuve a mi hija.
Así que pasé a 70 como peso habitual.

A temporadas he comido lo que me ha dado la real gana conscientemente, para luego sentirme muy mal.
Cuando llegué a los 83 kilos sin estar embarazada, me asusté.
Pensé que la cosa no tenía tope, y que era muy probable que empezara a subir y subir, y que luego me sentiría fatal, y que no podría adelgazarme, porque en realidad comer no me lo tomaba como una necesidad, sinó casi como una droga.

Soy amelia y soy comedora (como en las reuniones de alcohólicos anónimos de las películas, no sé si en la vida real es así).

Hace mucho que "vivo a dieta", y lo llevo bastante bien a ratos.
Por ejemplo: cuando voy a trabajar, me llevo el desayuno y la comida en una fiambrera, porque comer de menú por ahí me resultaba carísimo y constantemente tenía tentaciones por todas partes.
Así que me llevo las cosas y no puedo comer nada más que lo que llevo.
Y no paso hambre ni nada.



Pero cuando llego a casa... como me encuentre a alguna vecina por la calle, le pego un bocao, ja ja ja.

El truco lo he encontrado hace poco: no parar en la cocina.
Entro en casa, me caliento un tazón de leche, le añado café y sacarina, mientras tanto me como una fruta y con la taza en la mano SALGO DE LA COCINA QUE ME LAS PELO.

Me voy al ordenador (fuera de la cocina), o me voy a coser, o a planchar, o a hacer lo que sea con las dos manos ocupadas.
O me voy a dar un paseo...
La cuestión es hacer algo que no tenga que ver con la comida.

Si hago cosas que me hacen sentir bien, me olvido de comer, con lo cual puedo suponer que no comía por tener hambre, sinó "por hacer algo", y eso no puede ser.

Ahora me estoy organizando un pequeño taller de costura, para arreglarme ropa que me está grande (y espero tener muuuucha faena, ja ja ja), y eso me tiene ocupada, mirando revistas de moda, customizando prendas, imaginando cómo quiero arreglar cosas que no me gustan...



Y con lo bien que me siento, se me pasa la tarde sin pensar.
Y a la hora de cenar no me lanzo como una loca sobre el plato (lo cual ya es un gran logro, ja ja ja).

8 comentarios:

  1. ¡Hola, Amelia! Me encantó tu post. Y me alegra muchísimo que le hayas encontrado la vuelta. Es verdad, estar en la casa a veces sin hacer nada o sola... Bueno, ya sabemos cómo termina eso muchas veces. Arrojándonos sobre la comida.
    Salir a dar un paseo me salvó un par de veces y últimamente leer blogs en la computadora más todavía. :)

    Qué bueno lo de tu taller de costura. Eso está re bueno. A veces pienso en aprender a hacer ropa. Se pueden hacer tantas pero tantas cosas tan lindas.

    Un beso grande, Belén :)

    ResponderEliminar
  2. A mi es lo que me pasa también, que si no estoy ocupada me da por comer y comer a veces hasta sin ganas, pienso que es como una droga....
    Hay que mantenerse ocupada si, pero yo en casa sin trabajar y cuidando de mi enana...
    Nunca hay tiempo para mi, pero bueno, espero que tengas que hacerte muchos arreglos en la ropa, o mejor dicho que no puedas ni arreglartela de lo grande que te quede y la tengas que tirar. ánimo y un beso enorme Amelia

    ResponderEliminar
  3. Hola guapa: Tienes razón cuando la mente esta ocupada se te olvida comer. Me ha gustado mucho este post. Yo engordé 20 kilos con el primer embarazo, luego hay gente que no engorda nada... que envidia!!
    Yo no tengo ni idea de coser, me parece genial lo del taller.
    Besos preciosa

    ResponderEliminar
  4. Yo también me engordé 30 kilos con el embarazo y creó que solo perdí unos 5 después del parto, ya parecía que rodaba, porque como soy bajita me veía como una bolita jajaja. Y bueno después de casi 13 años que tiene mi hija, aquí sigo peleando con mi peso, espero que esta vez si pueda llegar a mi peso normal y que tu también lo logres.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. la verdad es que es el mejor truco, buscar un hobbie, tener muchos planes, todo menos estar aburridas, para mi el aburrimiento es lo que me hace comer, asi es que lo mejor, encontrar un buen entretenimiento, antes salia de compras, ropita, complementos... pero eso sale caro asi es que comprobé que leyendo un libro me hacía el mismo efecto y es gratis jejeje

    ResponderEliminar
  6. la mejor terapia...la ocupacional...es cierto,,me pasa que cuando tengo mucho trabajo de costura...ni tiempo de comer ni nada..que si no es por que tengo que prepararle a los leones,,,yo no me pararía en la cocina para nada ;)

    Bonita forma de sacarle la vuelta a la comida ;) me identifico contigo,,igual subí mucho con el primer embarazo y desde entonces ha sido un sube y baja :S

    Un besote ;)

    ResponderEliminar
  7. La falda de la foto la has customizado tú??? Es increíble. yo no sé coser, mi madre ha sido modista toda su vida, y ya se sabe; en casa del herrero...

    ¡Ay, mantener ocuapada la mente en otras cosas sin pasar por la despensa!! Cada día es la misma lucha, volver del trabajo, no haber nadie en casa y... Esos momentos son los peores :-)
    La transformación del cuerpo tras un embarazo!! Yo creo que todas mis células mutaron y me han convertido en una especie de "botijo" y ahí está la lucha volver a mi cuerpo de ser humano :-).Otro día contaré lo importante que creo que es educar en hábitos alimenticios con el ejemplo, si no queremos que nuestros hijos tengan la misma relación con la comida que nosotras...
    Perdona por el rollo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Queridas amigas, yo no he customizado la falda de la foto, encontré las imágenes por internet.

    Pero sí hago arreglos sencillos, y algún invento con la ropa que me queda grande. Si me gusta mucho, la guardo para cuando me vuelva a engordar (COSA QUE NO VA A VOLVER A PASAR, JA JA JA) y si me gusta "lo normal", pues me atrevo a meterle mano.

    La cuestión es tener las manitas ocupadas para no meterlas en nada comestible, ja ja ja.

    Un besote a todas.

    *^_^*

    ResponderEliminar

Adelgazar es más fácil en compañía, así que no te cortes y suéltalo...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...