martes, 17 de agosto de 2010

Mi curriculum deportista


Hace muchos años que hago ejercicio.

Empecé de niña a practicar ballet clásico, aunque sólo estuve dos años.



Luego empecé a jugar a baloncesto. Ocho años estuve.


Y otra vez estuve haciendo danza, aunque esta vez era danza moderna. Unos dolorcillos en la rodilla me obligaron a dejarlo (por orden del traumatólogo).

Después de un montón de tiempo sin hacer nada de ejercicio, me apunté a un gimnasio.



Yo soy de las que si se apuntan, van. Así que le daba al aerobic (me encanta), a los steps (me encantan más), algunas máquinas (eso ya no me gusta tanto).



Iba a clase tres veces por semana, bueno, no está mal.

También hacía vyayam, que es como un tai-chi hindú muy agradable de practicar, eso me gustaba mucho.
A veces iba a la clase de vyayam y a veces iba a tai-chi, según lo que hicieran en el momento en que yo podía ir.


Con el tiempo, mis horarios cambiaron y pude hacer algo que me hacía muchísima ilusión: apuntarme a artes marciales.


Estuve practicando taekwondo durante ocho años, aunque era un poco bruta (no me da miedo el combate) y tuve tres lesiones que me hicieron estar de baja y atrasarme en mis exámenes de cinturón.
La última lesión fue que me rompí los ligamentos de la rodilla, me destrocé el menisco y cinco cosas más cuyo nombre desconozco (sí que caben cosas en una rodilla).
Allí, en medio del tatami, supe que el taekwondo se había terminado para mí (joé, qué disgusto).
  
Después de la operación estuve tres meses de rehabilitación, caminando con muletas y poniéndome medio foca. El médico me dijo que podría volver a hacer deporte, pero no lo que hacía hasta entonces.

Me recomendaron montar en bicicleta. De hecho, en la sala "gimnasio" del fisioterapeuta que me atendía, pedalaba en una bici estática. Así que me agencié una.



Y ahí está, la pobre: mi bicicleta estática. Es-tá-ti-ca (porque  no me subo nunca).
Es que no encuentro el momento.

Como ejercicio alternativo (y muy estimulante) estuve asistiendo a clases de danza del vientre, hice dos cursos de tres meses, lo que pasa es que sólo hacen un cursillo al año, y cuando terminan los tres meses se acabó hasta el año que viene. Han hecho los dos primeros niveles, pero el tercero ya no lo han hecho, por la crisis.


También me apunté con mi marido a bailes de salón, y luego a sardanas (que parece que no, pero soy complicadillas de bailar: hay que ir contando todo el rato para saber en qué momento cambiar el paso, y cada pieza de música es diferente, así que no te puedes despistar).


Empecé a caminar y a trotar un poquito, para ver si podía correr y tal vez apuntarme a alguna carrera local, que por aquí hacen bastantes. Y volví a aerobic, a steps y a las máquinas del gimnasio.

Pero mis rodillas están quejosas. Ya desde jovencita tuve problemas, y con lo de la operación... el médico me dijo que mejor que hiciera natación, caminar y montar en bicicleta. Y para de contar.
 
Y así fue como empecé a NADAR. (Clicar).
Aunque apenas aguantaba una piscina los primeros días, llegué a habituarme, y logré alcanzar las 50 piscinas antes de irme para el curro.

También voy a ANDAR  (clicar) por los alrededores de mi pueblo, en pleno campo.

La bicicleta estática sigue estática, la pobre. Telarañas le van a salir y todo.
La otra bicicleta no la cojo, prefiero patear, fíjate.

Y desde que estoy de vacaciones... que apenas hago nada.


Tumbada haciendo el perro toldía. Ni ejercicio ni ná de ná.
Y así me va...

¿Se va a despertar la deportista que hay en mí?


 Imagen propiedad de Brotons, del blog   http://brototiras.blogspot.com/

2 comentarios:

  1. Hola, la verdad que el comic del tipo sentado en el sillón ¡es muy gracioso! jjajajaja Porque eso nos pasa a todos, que nos la pasamos mirando como sudan otros en la tele y mientras tanto hacemos poco y nada. ¡Dios mío! Por suerte, uno puede cambiar. (¿Si no qué me queda? jajajajaaa) Me cuesta mucho hacer ejercicio pero es una cuestión de costumbre y realmente te hace sentir MUY BIEN. Besos,
    Belén

    ResponderEliminar
  2. Hola Amelia! vaya currículum deportivo tienes! sí señor!! me encanta la gente que lo prueba todo.

    Una lástima tu lesión de rodilla... es una articulación fundamental, y si se ha quedado "tocada" es un fastidio. Sobre todo tendrás que limitar los ejercicios en los que haya impacto para no sobrecargarla y que acabe doliendo. Si te gusta correr, puedes elegir correr sobre tierra o césped que absorben mejor la energía del impacto de tus piernas, además de tener un buen calzado deportivo. Nadar, aquafitness, pilates... son disciplinas sin impacto y que pueden llegar a ser muy intensivas.

    Te doy un "OLE" por ser tan activa: sigue así! ojalá mi madre hiciera la mitad que tú! :-D

    Un beso!

    ResponderEliminar

Adelgazar es más fácil en compañía, así que no te cortes y suéltalo...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...